Banner
Seleccione su provincia
Inicio

Prácticas ilegales por parte de algunos técnicos.

certificado energetico - practicas fraudulentasLa actual crisis que atraviesa el sector de la construcción está empujando a la baja los precios de los servicios profesionales, llegando a unos niveles nunca vistos.  Dicha situación obliga a algunos técnicos a redactar los certificados de eficiencia energética de forma fraudulenta, donde se incumple la obligatoriedad que marca el R. D. 235/2013 de certificación energética de visitar el inmueble y tomar los datos in situ.

Se están expidiendo certificados sin que el técnico visite el inmueble y realice las mediciones necesarias que exige la norma y que son necesarias para la correcta redacción del correspondiente certificado energético. Resulta imprescindible conocer la envolvente térmica del inmueble, así como datos relativos a la calidad del aire interior, las condiciones de control térmico y lumínico, el gasto de calefacción, estudio de sombras, así como la envolvente térmica.

Sin el conocimiento de estos datos resulta imposible garantizar la precisión necesaria para la emisión del certificado de eficiencia energética, de forma que la calificación que se obtenga no será acorde con las características reales del inmueble.  En consecuencia esta práctica fraudulenta perjudica al propietario ya que se obtiene una etiqueta energética que no se corresponde con la eficiencia energética real de su inmueble, lo cual es sancionable económicamente.

Otra práctica que vulnera el mencionado Real Decreto se da en los casos en los  que el técnico garantiza de antemano al propietario una calificación energética determinada.  Se trata por tanto de situaciones fraudulentas que tarde o temprano serán detectadas y sancionadas.

La Ley 8/2013 de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana contiene las INFRACCIONES en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios y sus correspondientes sanciones. La Disposición adicional tercera de la citada Ley, titulada “De las Infracciones en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios” y en la Disposición adicional cuarta, titulada “De las Sanciones en materia de certificación energética de edificios y graduación” que incluye una serie de multas a infracciones que van de leves a muy graves con una horquilla que oscila de 300 a 6000 euros.

Así tenemos que constituyen infracciones administrativas en materia de certificación energética de los edificios, clasificándose en muy graves, graves y leves, las siguientes acciones:

1.- Infracciones muy graves:

a) Falsear la información en la expedición o registro de certificados de eficiencia energética.

b) Actuar como técnico certificador sin reunir los requisitos legalmente exigidos para serlo.

c) Actuar como agente independiente autorizado para el control de la certificación de la eficiencia energética de los edificios sin contar con la debida habilitación otorgada por el órgano competente.

d) Publicitar en la venta o alquiler de edificios o parte de edificios, una calificación de eficiencia energética que no esté respaldada por un certificado en vigor debidamente registrado.

e) Igualmente, serán infracciones muy graves las infracciones graves previstas en el apartado 2, cuando durante los tres años anteriores a su comisión hubiera sido impuesta al infractor una sanción firme por el mismo tipo de infracción.

2.- Infracciones graves:

a) Incumplir las condiciones establecidas en la metodología de cálculo del procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.

b) Incumplir la obligación de presentar el certificado de eficiencia energética ante el órgano competente de la Comunidad Autónoma en materia de certificación energética de donde se ubique el edificio, para su registro.

c) No incorporar el certificado de eficiencia energética de proyecto en el proyecto de ejecución del edificio.

d) Exhibición de una etiqueta que no se corresponda con el certificado de eficiencia energética válidamente emitido, registrado y en vigor.

e) Vender o alquilar un inmueble sin que el vendedor o arrendador entregue el certificado de eficiencia energética, válido, registrado y en vigor, al comprador o arrendatario.

f) Igualmente, serán infracciones graves las infracciones leves previstas en el apartado 3, cuando durante el año anterior a su comisión hubiera sido impuesta al infractor una sanción firme por el mismo tipo de infracción.

3.- Infracciones leves:

a) Publicitar la venta o alquiler de edificios o unidades de edificios que deban disponer de certificado de eficiencia energética sin hacer mención a su calificación de eficiencia energética.

b) No exhibir la etiqueta de eficiencia energética en los supuestos en que resulte obligatorio.

c) La expedición de certificados de eficiencia energética que no incluyan la información mínima exigida.

d) Incumplir las obligaciones de renovación o actualización de certificados de eficiencia energética.

e) No incorporar el certificado de eficiencia energética del edificio terminado en el Libro del edificio.

f) La exhibición de etiqueta de eficiencia energética sin el formato y contenido mínimo legalmente establecidos.

g) Publicitar la calificación obtenida en la certificación de eficiencia energética del proyecto, cuando ya se dispone del certificado de eficiencia energética del edificio terminado.

h) Cualesquiera acciones u omisiones que vulneren lo establecido en materia de certificación de eficiencia energética cuando no estén tipificadas como infracciones graves o muy graves.

Las respectivas Comunidades Autónomas son conocedoras de estos comportamientos fraudulentos por parte de algunos técnicos, lo cual hace previsible una actuación inspectora en las próximas semanas.  Los técnicos certificadores deben ser conscientes de la transcendencia legal de los certificados que emitan y deben en consecuencia aplicar estrictamente las indicaciones que marca la Norma para su cálculo y redacción.

 

La comunidad técnica (Arquitectos, Aparejadores e Ingenieros) y sus respectivos Colegios Profesionales reclaman a las administraciones autonómicas que se establezca cuanto antes una eficaz labor de inspección y se activen los correspondientes mecanismos de inspección y control, lo cual redundará en una correcta labor de certificación y ayudará a que los certificados de eficiencia energética cumplan el fin con el que se han introducido, que no es otro que mejorar el nivel de eficiencia de los inmuebles en nuestro país.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar